“Establecer y mantener una relación de confianza”

Confianza ¿se gana, se pierde? … se crea

La maestría #1 de la IAC, es una de las bases de nuestro ejercicio como Coaches y reza “Establecer y mantener una relación de confianza”, comenzaré contándoles que mi hija, que está en la fase de: aprendiendo a caminar; cuando se cansa después de estar unos segundos de pie, se deja caer en dirección hacia donde está mamá; sin mirar, sin miedos, sin importar nada, sin pensarlo; convencida de que la esperan mis brazos.

El ambiente necesario durante un proceso de coaching me atrevo a decir que debe generarle al cliente tal sensación de seguridad, que se deje caer sin preocupaciones; tal y como lo describí en el párrafo anterior.

La confianza en la relación profesional que hay entre mi coachee y yo; se comienza a crear desde el momento en que determinamos los acuerdos para llevar a cabo el proceso, cuando esclarecemos que esperamos del rol que desempeña cada uno, asumimos responsabilidades y somos conscientes del alcance del Coaching. La confianza se crea en cada instante de observación, en cada momento de escucha y en cada pregunta que formulo al cliente; sesión a sesión.

Como Coach me corresponde crear o acondicionar ese escenario en el que el cliente se siente liberado de emitir sus opiniones, ideas, posiciones, creencias y valores porque lo escucho con respeto y acepto su discurso, su historia y sobre todo sus silencios con absoluta sinceridad y en total sintonía con él.

¿Y cómo se crea este escenario? ¿Cómo sé que está siendo así? Pues; ¡con Confianza!! Yo creo en mi cliente, en su voluntad para transformarse, creo en el proceso y creo en mí misma. Además, y no menos importante, creo en mi intuición y en mis limitaciones siendo capaz de clarificar con el cliente cuando lo necesite.

Traspasando las fronteras del Coaching, podemos aprovechar esta maestría que se traduce en Rapport, en las relaciones interpersonales; llegando sin prejuicios a las conversaciones cotidianas, escuchando activamente a nuestros amigos, familiares, pareja, empleados, compañero de trabajo o a cualquiera con quien interactuemos. Esa confianza en ellos la podemos manifestar no suponiendo lo que van a responder, no cuestionando cada una de sus inquietudes, deseos u opiniones.

Si nos centramos en escuchar y no en pensar que vamos a responder, en escuchar y no en la lista de críticas que tenemos a su posición, en escuchar y no en pensar en la manera en que yo lo resolvería que seguramente sería la mejor, en escuchar y no anteponer un NO entiendo cómo puede pensar, decir o creer eso a cada una de sus frase, en escuchar a la persona y no a los ruidos del entorno, en escuchar y no en hacer valoraciones éticas o morales les aseguro que esa relación será más fluida y esa persona se sentirá mas cómoda, sin cohibiciones y por tanto con más confianza en expresarse.

La importancia entonces; de la escucha es primordial. Una sesión de Coaching o conversación donde se cumple esta Maestría es una melodía que se escucha bien!; me suena a The Wedding Song tocada por Kenny G.

Lorena Orozco

Professional Coach Accredited

Ver más

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

This site uses Akismet to reduce spam. Learn how your comment data is processed.