Lo demás está de sobra…

Maestría #4 Procesar en el Presente

Vivir las Maestrías del Coaching es además de aplicarlas totalmente durante las sesiones, llevar lo que sea valioso para uno mismo de ellas a la vida cotidiana. Cuando conocí esta maestría significó un reto plasmar la manera en la que se logra mantener al cliente en el presente y para ello es necesario que como coach comprendamos extraordinariamente los elementos del relato del cliente que ya sucedieron y aquellos que para el son ilusiones o metas por alcanzar.

Resulta que mi ritmo de vida sumamente acelerado, mi insistencia en que todo esté listo a determinada hora y en imitar casi perfectamente al Sr. Conejo, si el de Alicia en el País de las Maravillas para quien siempre es tarde. Me mantenían muy lejos del momento presente, allí entendí el reto que la maestría tenía para mí.

Es fácil situarse en el presente o es muy difícil eso de no preocuparse por lo que aún no ha sucedido o quedarse anclado en las emociones que produjeron situaciones pasadas?. Es tan sencillo que nos vendamos los ojos para convencernos de que ese famoso aquí y ahora es casi imposible de lograr o es un estado para el que hay que trabajar ardua y constantemente? Pues la respuesta puede ser cualquiera, dependiendo de quién responda.

A mí lo que me resulta, es disfrutar lo que estoy haciendo en este momento, sobre todo porque sé que es una acción que contribuye directa o indirectamente con mis metas o propósito. Algunas me dirigen perfectamente al objetivo y resulta sumamente interesante y divertido hacerlas; otras quizás no tan agradables pero que estoy consciente de que son parte del proceso para avanzar.

Volviendo a la sesión de Coaching, delicadamente situamos en el presente a nuestro cliente sobre todo cuando se dispersa en las causas que cree que lo llevaron a su situación actual. Es importante realzar la realidad del cliente, que sea capaz de ver con los recursos y herramientas con las que cuenta justo ahora para llegar a esa realidad deseada.

No solo es procesar en tiempo presente sino hacerlo en los diferentes estados de su conciencia: estado mental, estado corporal, emocional y espiritual. El cliente se siente libre del pasado y del futuro. Sin que el pasado deje de ser importante ya que las experiencias que ha tenido le sirven de referencia para ver las fortalezas con las que ha tenido éxito y las fallas de las cuales aprendió. Y claro que hay planes futuros, claro que hay puntos de llegada, pero estos no se convierten en un motivo de sufrimiento y de incertidumbre por no saber si los alcanzare, si fracasaré en el camino o por no conocer los inconvenientes que pueden retrasarme.

Cuando el coachee vive esta maestría se le aprecia en una conversación relajada y con un nivel de conciencia mayor, cosas que le permiten expresarse con sinceridad y responsabilizarse de su presente. Lo que sobra aquí y ahora hay que quitarlo.

Lorena Orozco

Professional Coach Accredited

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

This site uses Akismet to reduce spam. Learn how your comment data is processed.