Vivir en el futuro; un plato servido a la ansiedad

La incertidumbre, la falta de respuestas certeras generan espacios en blanco que normalmente son llenados con anticipaciones, con sentimientos aprensivos y formulación de escenarios pesimistas que generan preocupaciones, tensiones e hiperactividad en el sistema nervioso.

Algunas técnicas, prácticas o hábitos pueden ayudar con los estados de ansiedad, pero lo principal es querer realmente atender o mejorar ese estado, ser capaz a través del auto conocimiento de lo que estamos experimentando para así tomar cartas en el asunto, ya sea empleándolas por sí mismo o apoyándose en profesionales; recordemos que la ansiedad puede llegar a convertirse en un trastorno que conlleve al uso de fármacos y tratamientos psicológicos.

Sin adentrarnos en los niveles más críticos de ansiedad; enumeraremos algunas claves que puedes añadir a tu cotidianidad para hacer llevadera la ansiedad que nos ocasiona el vivir proyectados en el futuro:

  • Identifica en tu interior las respuestas que das a las situaciones que produce el miedo y a la falta de control a fin de mantenerlo bajo control. Racionalizar, verbalizar y compartir lo que nos produce temor nos ayuda a regular las emociones desbordadas.
  • Da valor a esas pequeñas decisiones del día a día.
  • Vive sin apresurarte, baja el ritmo o desacelérate cuando sea necesario.
  • Responsabilízate por tus acciones de hoy, por las decisiones que tomas.
  • Pondera sinceramente las situaciones que te resultan problemáticas y permítete una perspectiva diferente.
  • “Elige ser optimista, se siente mejor” Dalai Lama.
  • Se innovador, te ayudará a reflexionar.
  • Pon especial atención a tus pensamientos, no te dejes invadir por aquellos negativos.
  • Prioriza tus emociones y gestiónalas adecuadamente.
  • Encuentra una conexión que te mantenga en el aquí y el ahora, eso que te ata al piso para que no flotes en un futuro que no existe.
  • Pon en práctica la paciencia y la empatía.
  • No sabemos si mañana estaremos así que ama hoy; amate a ti mismo, a quienes te rodean, a lo que haces, a la vida.

Puede resultar fácil situarse en el presente o puede ser muy difícil eso de no preocuparse por lo que aún no ha sucedido, céntrate y revisa si sencillamente te resulta mucho más cómodo cerrar los ojos y convencerte de que el aquí y ahora es casi imposible, al final así no habría que hacer ningún esfuerzo.

Prueba disfrutar lo que haces justo ahora, a donde te está llevando dicha acción, ahora mismo, porque vivir en el futuro es un plato servido a la ansiedad, llenarnos de angustia por algo que probablemente nunca ocurrirá, es incluso afectar nuestra integridad física y mental por un simple supuesto.

Es lógico y loable tener planes, un propósito qué de sentido, un objetivo que lograr y un trabajo que hacer para conseguirlo; pero con un nivel de conciencia más elevado en el que tu cuerpo, tu mente, tu emoción y tu espíritu no sufran por la consecución de esas metas marcadas.

Recuerda que “El ayer es historia, el mañana es un misterio, el hoy es un regalo, por eso se llama presente”.

Lorena Orozco

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios .

A %d blogueros les gusta esto: